on 11:57 am
  • tag1
  • tag2
  • tag3

Desde que inició la pandemia, un grupo de 5 dirigentass de la localidad ubicada en Padre las Casas, iniciaron “la cocina de rosita”, olla común en la cual, cocinan alimentos saludables, sin aliños ni sal, comida que incluso, entregan a domicilio a los vecinos del sector.

Con el objetivo de ir en ayuda de aquellas personas que más lo necesitan, cinco mujeres de la localidad de San Ramón, ubicada en la comuna de Padre las Casas, iniciaron tras la pandemia, “la cocina de rosita”, una olla común especial, la cual se encuentra dirigida a aquellos pacientes pertenecientes a la posta del lugar y a los adultos mayores del sector. La particularidad del comedor solidario, radica en que sus cocineras, llevan a cabo preparaciones saludables, sin aliños ni sal, las cuales incluso, van a dejar a domicilio a aquellos vecinos más enfermos.

Esta olla común, no es tan común, es para ayudar a nuestros vecinos que están postrados, que son diabéticos, que son hipertensos y que lamentablemente, tienen su salud muy deteriorada, es por eso que nos dedicamos a realizar esta olla común sana, por que no lleva sal ni aliños, sino que simplemente un poquito de orégano y un poquito de amor. En total, nuestro comedor solidario, permite ayudar a unos 30 vecinos, a los cuales también, le hacemos delivery a sus casas, gracias a una vecina, que toma su bicicleta y va a repartir los almuerzos” precisó,Avelina Sáez, presidenta agrupación de salud de San Ramon.

La desinteresada acción, gestionada por mujeres líderes, que representan a diversos sectores de San Ramón, permite dar alimentación tres veces por semana a cerca de 30 vecinos, quiénes deben seguir una dieta especial, producto de alguna enfermedad, asociada principalmente a diabetes o hipertensión. La casa de Maleva, una de las dirigentas de la localidad, se convirtió en el centro de operaciones de la agrupación, lugar donde se reúnen día por medio para cocinar, diversos platos saludables a los vecinos.

Nosotros nos preocupamos de aquellos vecinos que poseen alguna enfermedad o están postrados, ya que ellos no pueden acercarse a buscar comida, por lo tanto, nosotras pensamos en ellos y cocinamos en base a un régimen especial, por ejemplo, nos preocupamos de que sea una dieta balanceada, con menos carbohidratos, sin sal ni otros productos que sean dañinos para su salud, y luego vamos a dejar la comida, hasta sus hogares. Mi cocina, finalmente se convirtió en nuestro centro de operaciones, donde con mucho cariño, cocinamos para aquellas familias que, con esta pandemia, lo están pasando muy mal”, aseguró, Maleva Romero, integrante “la cocina de rosita”

“La cocina de rosita”, es una de las 7 ollas comunes existentes actualmente en Padre las Casas, a las cuales, el municipio de la comuna, desde el inicio de la pandemia, ha apoyado con la entrega de alimentos y vales de gas, para que puedan seguir funcionando y ayudando a quiénes lo requieran. Al respecto, el alcalde, Juan Eduardo Delgado, aseguró estar orgulloso de los vecinos que, de forma desinteresada, le han dado una mano a quiénes, producto de la crisis económica que trajo consigo la llegada el COVID-19 a la comuna, lo están pasando muy mal, “para nosotros es un verdadero orgullo la gestión de numerosos vecinos de Padre las Casas, quiénes generosamente se han organizado y han puesto en marcha comedores solidarios en diversos puntos de la comuna. Actualmente tenemos 7 ollas comunes activas, a las cuales les hacemos entrega mensualmente de alimentos para que puedan continuar en funcionamiento. A la fecha, nuestro municipio ha invertido cerca de $10 millones de pesos, para surtir de alimentos a las ollas comunes y con el equipo de desarrollo comunitario, seguiremos trabajando, para obtener mayor financiamiento y así, continuar apoyando estas iniciativas.”

Actualmente el municipio de Padre las Casas, se encuentra en proceso de compra, para obtener un mayor stock de alimentos, los que serán directamente entregados a las ollas comunnes. Entre ellos, se encuentran sacos de papas, cajas de tutro de pollo, alimentos no perecibles al por mayor, además de recargas de gas.